Mi hija quiere ser ingeniera

Martes, 23 de Abril de 2019 (hace 7 meses)
Mi hija quiere ser ingeniera

Descubre los factores que obstaculizan o facilitan la participación femenina, el rendimiento y la continuidad en la educación en las ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas.


En 2019, la UNESCO publicó un informe llamado “Descifrar el código: La educación de las niñas y las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM)” donde se habla de los temas que dificultan o facilitan la participación de las mujeres en estas disciplinas y además de las acciones que se están llevando a cabo para promover el interés.


Este estudio menciona que a pesar de los avances significativos obtenidos en las últimas décadas, la educación no está disponible universalmente y aún persisten las desigualdades de género. 


Tan solo 17 mujeres han ganado el premio nobel en física, química o medicina, desde que Marie Curie lo obtuvo en 1903, mientras que hay más de 572 ganadores masculinos.


De todos los investigadores a nivel mundial, solo el 27% son mujeres y tanta diferencia de porcentajes no puede pasar solo por coincidencia.


En varios países, una de las grandes preocupaciones no es solo el limitado número de niñas que van a la escuela, sino también las opciones educacionales limitadas para las que asisten a ella. 


Esto incluye, específicamente, cómo abordar la menor participación y el rendimiento académico de las niñas en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas; las llamadas disciplinas STEM por sus siglas en inglés. 


Con la realización de este informe se ha buscado “descifrar el código”, es decir, descubrir los factores que obstaculizan o facilitan la participación femenina, el rendimiento y la continuidad en la educación en STEM y qué es lo que puede hacer el sector de educación para promover el interés y el compromiso de las niñas y las mujeres en estas materias. 


Una de las principales razones que menciona el informe por las que las chicas no escogen estas disciplinas es consecuencia de los estereotipos transmitidos por la sociedad, principalmente en el entorno familiar, pero sin dejar afuera contextos sociales más amplios.


El ambiente escolar también influye en las decisiones de las chicas a la hora de elegir carreras científicas y tecnológicas, este ambiente se ve favorecido con la presencia de profesoras en estas materias. Las profesoras llegan a ser un modelo de referencia para chicas con interés en estos campos.


El estudio, que puede leerse en línea en este enlace, se divide en cuatro apartados principales, la situación actual de las chicas y mujeres en estos campos (llamados STEM en conjunto), los factores que influencian la participación, avance y logros de las mujeres en la educación STEM, las intervenciones para hacer crecer el interés de las chicas y mujeres en la educación STEM y la proyección futura de esta problemática.


El objetivo de este estudio no solo es señalar el problema de las chicas y mujeres en la educación STEM, además busca estimular el debate e informar acerca de las políticas y los programas STEM a nivel mundial, así como que más gente impulse esta clase de educación en la comunidad femenina.





"Mi hija quiere ser ingeniera", es el título de un vídeo que publicó la Universidad del País Vasco dentro del marco de la conmemoración del “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia”.


El vídeo, que te comparto a continuación, es de corta duración y tomó como herramienta un "humor" que, de acuerdo con las reacciones en redes sociales, no fue agradable para todos






Como ves hay mucho por hacer, muchos estereotipos que romper y para Mujer Ingeniera esa es la razón de existir. Debemos seguir trabajando, promover la igualdad de género y empoderar a niñas mediante la educación.

¿Tú que opinas de este vídeo? ¿Ya lo habías visto? Déjame tu opinión en los comentarios.