4 cosas que nadie dice sobre la Residencia Profesional

Domingo, 25 de Julio de 2021 (hace 1 mes)
4 cosas que nadie dice sobre la Residencia Profesional
Jiovanna Manríquez

Escrito por

Ing. Jiovanna Manríquez


Para algunas mujeres, convertirse en ingeniera puede ser más difícil de lo normal y más ahora, en un mundo con pandemia. Si estás por hacer residencia o sientes que se te está complicando, esto podría ayudarte.


Llegar a la residencia profesional es una etapa con la que todas soñamos desde el inicio de nuestra carrera, pues es la primera señal de que estamos por convertirnos oficialmente en ingenieras. 

 

Si ya leíste el artículo “Futura ingeniera ¿Ya sabes qué es la Residencia Profesional?” debes saber de qué estamos hablando, tal ves ya tienes tu proyecto a desarrollar y sobre todo sabes el por qué no puedes reprobar.

 

Hoy, vamos a ampliar el tema y te contaré 4 cosas que nadie nos advierte pero que es importante saberlas porque es una realidad que enfrentamos muchas estudiantes que no contamos con los recursos necesarios para enfocarnos únicamente en nuestra residencia profesional y menos ahora, en un mundo con pandemia.

 

Decidí escribir este artículo tras leer uno de sus comentarios en redes sociales. Alguien me comentó que “Nadie te dice lo que hay que pasar en residencias y servicio social sin recibir un quinto, ni lo que hay que gastar y pagar al salir de trámites y más que te agarre todo eso en pandemia… menos si vives en comunidad todo lo que hay que batallar. Es difícil ser ingeniera y sobre todo no quedarnos en el camino

 

Eso me tocó.

 

Sé personalmente lo que significa, y si estas palabras sirven para decirte que te entiendo, que no estás sola y que por más difícil que parezca, lo vas a lograr, este artículo es para ti.

 

Artículo para una mujer ingeniera

 

1. La residencia profesional requiere de todo tu tiempo y atención

 

Antes de empezar, deberías ver tu residencia profesional como una oportunidad para emprender un proyecto que te guste y que además te permitirá fortalecer y aplicar tus competencias profesionales. 

 

¡Ya casi es momento que te digan ingeniera!

 

En México, la residencia profesional tiene una duración entre 4 y 6 meses, tiempo en el que deberás acumular 500 horas de trabajo.

 

Digamos que desarrollas tu proyecto en 6 meses, esto significa que deberás dedicarle aproximadamente 4 horas diarias cada semana laboral. 

 

Durante todo este tiempo, como residente eres responsable de cumplir con un trabajo profesional basado en las competencias adquiridas y el horario de tus actividades lo establecerá la empresa, organismo o dependencia donde desarrollarás tu proyecto.

 

Tu escuela, el lugar que elijas y tú, firmarán un contrato en el que notarás que ninguna de las partes tiene la obligación de pagarte, pero entonces ¿Qué podemos hacer?

 

Desarrolla tu residencia profesional en un lugar donde lo más valioso sea la experiencia adquirida. 

 

Para encontrar el lugar indicado, no te esperes a buscarlo hasta que llegue la hora de “Elaborar tu Anteproyecto”. 

 

Un buen momento para empezar a buscar “tu nuevo hogar” puede ser hasta un año antes de terminar tu carrera, esto considerando que casi habrás terminado con tu carga académica y contarás con gran parte de los conocimientos que necesitas.

 

Visita el lugar con anticipación, conoce la cultura organizacional a la que te estarás integrando y sobre todo, evalúa que tan accesible será para ti.

 

Es cierto que la pandemia ha complicado nuestra movilidad, pero podrías empezar investigando el lugar de tu interés en redes sociales, navegando por su sitio web (si es que lo tienen) e incluso haciendo una llamada para que preguntes primero si aceptan residentes, si cuentan con algún programa de becarios, un banco de proyectos y cosas así, tú pregunta todo lo que necesites saber.

 

Mujer ingeniera residente en pandemia

 

Antes de decidirte, recuerda que el traslado requiere tiempo y dinero. Una buena estrategia a considerar es dejar la residencia profesional para el último semestre sin materias adicionales, así podrás dedicarte 100% a tu proyecto y te ahorrarás vueltas entre tu casa, la escuela y el lugar donde realices tu residencia. En mi caso, creo que hacerlo así fue la mejor alternativa porque me permitió enfocarme en mi proyecto y cumplir con todos mis objetivos. 

 

También, hay quienes deciden hacer residencia en la misma universidad. Yo recibí invitaciones de varios de mis profesores para integrarme en sus investigaciones. Realmente para mi fue todo un honor y me sentí muy agradecida por su confianza e interés pero, reconozco que en ese entonces quise buscar experiencia laboral fuera de la escuela, ya que mi servicio social lo brindé a la División de Estudios de Posgrado, que me quedaba a un lado de mi salón de clases.

 

Piensa que, la residencia es tu puerta al mundo laboral. Si tienes una oportunidad laboral en tu universidad o estás pensando en una maestria, sin duda te sentirás como "pez en el agua" haciendo residencias en el mismo lugar, pero si no es el caso (como para la mayoría), sería bueno conocer otras opciones para darte una mejor idea de lo que viene para ti después de titularte.

 

Si ya estás haciendo tu residencia pero te está resultando muy pesado, no te desanimes y habla con tus asesores para que juntos busquen la manera de facilitar tu trabajo, demuestra tus buenas intenciones. 

 

Aunque en veces se complica el acceso a tu espacio de trabajo, hoy más que nunca sabemos que la tecnología juega un papel muy importante para mantenernos comunicados y seguir trabajando.

 

Siempre hay algo que se puede hacer. Por ejemplo, puedes proponer adelantar horas, para que termines antes con tantos traslados. 

 

¡Ánimo! Enfócate en tu residencia para que puedas terminar lo antes posible.

 

Enfócate en tu residencia profesional

 

2. Evita problemas de comunicación

 

Es muy importante que mantengas una buena comunicación con todos los involucrados en tu proyecto, sobre todo con tus asesores, recuerda que ellos te van a calificar. 

 

Para cumplir con tus objetivos, debes conocer los diferentes procesos de la organización y tener muy claro qué necesitan de ti. Por ello, establece un canal de comunicación en el que puedas resolver todas tus dudas y atenderlo de manera constantemente y oportuna.

 

El correo me parece un medio por excelencia para los casos donde necesitas hacer solicitudes o propuestas importantes, pues a diferencia de un chat, al escribir un correo pensamos más lo que vamos a escribir, aprovechas mejor el espacio y puedes plantear uno o más asuntos a la vez. 

 

En mi caso, trabajé desarrollando un sistema de información para la Federación de Mujeres Profesionistas y de Negocios de México, A. C., por lo que siempre estuve en contacto con la Presidenta Nacional vía correo electrónico y se me asignó un asesor externo en mi ciudad en su representación. A mis dos asesores, los visitaba una vez por semana para revisar avances.

 

Otra herramienta que sin duda has utilizado mucho últimamente, es Zoom. Está excelente para las revisiones. Piérdele el miedo a las vídeollamadas, agárrale el gusto y cada vez que sea posible reúnete por ahí. 

 

Y bien, teniendo estos canales de comunicación, nada más me resta recomendarte usar Trello. Es una herramienta super útil y fácil de usar con la que puedes informar a todas las partes interesadas sobre el estado actual del proyecto. Solo debes crear un tablero, organizar tus tareas por estados (con etiquetas de colores) y darle acceso a tus asesores para que vean en todo momento en qué estas trabajando.

 

Evita problemas de comunicación en tus residencias profesionales

 

3. No dejes la documentación al final

 

Al momento de hacer la planeación de tu proyecto, no olvides asignar un tiempo para ir documentando todo lo que vas haciendo.

 

Me tocó conocer a muchos estudiantes que dejaron la documentación para el final y eso se convierte en un cuello de botella que puede explotar.

 

¿Crees que después de 500 horas de trabajo vas a querer pasar otras 20 horas buscando documentos? Yo creo que no. Por eso, te recomiendo que desde el principio prepares tu documento con el formato que pide tu universidad y poco a poco vayas integrando los resultados obtenidos y toda información que debe estar en tu informe final.

 

El Informe Técnico de Residencias Profesionales o por otro lado, la Tesis, suele ser un documento algo extenso, por ello trata de automatizar su estructuración para que al momento de hacer actualizaciones no tengas que estar buscando manualmente todos los puntos del documento que se vean afectados.

 

Por ejemplo, en Word puedes usar marcadores, tablas de contenido, tablas de ilustraciones y algo mucho muy importante, insertar citas, fuentes y bibliografía en el formato que necesites. Por mencionar los más utilizados en nuestro sector, puedes usar APA y el de la IEEE. 

 

Otra herramienta muy utilizada para la elaboración de estos documentos es LaTeX, un sistema de composición tipográfica de alta calidad y no tienes que pagar por utilizarlo. 

 

LaTeX incluye funcionalidades diseñadas para la producción de documentación técnica y científica. Es el estándar de facto para la comunicación y publicación de documentos científicos.

 

¡Tú puedes futura ingeniera! Recuerda que esta última etapa de tu carrera universitaria requiere de tu compromiso, tú serás la persona más beneficiada de cumplir con este proyecto pues será tu entrada al mundo laboral.  

 

Documentación de Residencia Profesional

Fotografía de Jiovanna Manríquez.

 

4. Necesitas prepararte para tus gastos de titulación

 

Cuando has sacrificado tanto, invertido el tiempo y esfuerzo de años, tramitar tu titulación con toda la tranquilidad del mundo es lo menos que mereces.

 

Es verdad que en este mundo tan complejo tener un título universitario no garantiza tener ganado el éxito. Hay personas que no lo tienen y les va muy bien, o hay quienes tienen título y no ejercen su profesión. Pero si tu quieres tu título, no lo dejes para después.

 

Si aún estás a tiempo, empieza a ahorrar para que cuando llegue el momento de hacer el trámite puedas realizar todos los pagos sin contratiempos.

 

Luego de terminar tu residencia profesional, tendrás un par de meses para iniciar con la titulación, en ese tiempo podrías iniciar a trabajar. Si te fue bien en el lugar donde hiciste tu residencia profesional puedes seguir ahí o bien, buscar un primer empleo y antes de gastar en cualquier fiesta de graduación, anillo o vestido, mi consejo es asegurar los pagos de tu titulación.

 

Nada le puede ganar a la satisfacción de tener ese papel que te abrirá las puertas a muchas oportunidades.

 

Conclusión

 

Desarrolla un proyecto de residencias profesionales que realmente te motive hacerlo realidad y en donde la más valioso que puedas obtener sea experiencia profesional. 

 

Da lo mejor de ti y disfruta de la satisfacción de los resultados obtenidos.

 

No te desesperes. No estás sola, todas hemos pasado por momentos difíciles pero así como aprendemos a detectar problemas, nos volvemos parte de la solución.

 

Debemos aceptar que no todas las personas nacemos con las mismas oportunidades y no “incomodarnos” por lo que vemos en la vida demás. 

 

Cada persona vive una lucha igual de importante que la nuestra, lo mejor que podemos hacer con lo que nos toca a cada quien es aprender, compartir y demostrarnos a nosotras mismas que sí se puede. 

 

Cuando el trabajo sea mucho, sigue avanzando. Recuerda lo que dijo Elon Musk “cualquiera que ha luchado verdaderamente contra una adversidad, nunca lo olvida”… “si otras personas están trabajando 40 horas a la semana y tú estás trabajando 100, entonces, lograrás en 4 meses lo que otros en un año.” 

 

Por eso, esfuérzate, ama tu profesión, haz lo que te apasiona, lo que realmente te haga feliz y valdrá la pena.


Jiovanna Manríquez

Acerca de la autora

Jiovanna Manríquez

Hola, te saluda Jiovanna, fundadora de Mujer Ingeniera. Soy Ingeniera en Sistemas Computacionales egresada del Instituto Tecnológico de La Paz, en México.

¡Gracias por estar aquí! Me encanta compartir contigo experiencias que sólo se pueden vivir cuando una mujer decide transformar al mundo con ingeniería.

Sé que el mundo necesita más ingenieras. La ingeniería y la igualdad de género son vitales para alcanzar el desarrollo sostenible de nuestra sociedad y por ello, con todo mi cariño, compromiso y entusiasmo seguiré trabajando para aportar contenido de valor a nuestra comunidad y lograr que cada día seamos más las mujeres en ingeniería.

Mi blog, es tu blog. Si deseas compartir tu experiencia con más mujeres como nosotras, por favor no dudes en contactarme, aquí hay espacio para todas.


Qué nada te detenga,

Mujer Ingeniera